La policía ucraniana afirma que descubrió una “cámara de tortura” en una ciudad que estuvo ocupada por los rusos